Alá guía a quien Él quiere

Site Team

Dijo Alá el Altísimo:

Tú no puedes guiar a quien amas. Alá es quien dirige a quien él quiere. Él sabe mejor que nadie quiénes son los que siguen la buena dirección [28:56]

Relató Sa‘id Ibn Musayyab de su padre, que cuando Abú Talib estuvo cerca de la muerte vino el Mensajero de Alá [la paz y las bendiciones de Alá sean con él] -y con él estaban Abú Yahl y ‘Abdullah Ibn Abi Umayyah Ibn Al-Mugirah-, dijo el Mensajero de Alá [la paz y las bendiciones de Alá sean con él]: “¡tío! di: “No hay más dios que Alá [La ilaha il-la Allah]” y yo daré testimonio de ello ante Alá”. Entonces dijeron Abú Yahl y ‘Abdullah Ibn Abi Umayyah: ¡Abú Talib! ¿Acaso abandonas la religión de tu padre ‘Abdul Muttalib? Y no cesó el Mensajero de Alá [la paz y las bendiciones de Alá sean con él] de repetir su pedido una y otra vez, y también repitieron los otros lo que habían dicho anteriormente hasta que Abú Talib manifestó su decisión final: “Continuo en la religión de ‘Abdul Muttalib”  rechazando atestiguar que no hay más dios que Alá. Entonces el Mensajero de Alá [la paz y las bendiciones de Alá sean con él] dijo: “Juro que pediré perdón por ti mientras no me sea prohibido”. Entonces Alá [Alabado sea] reveló: No es propio del Profeta ni de los creyentes pedir perdón por los idólatras, aunque sean parientes próximos, después de habérseles aclarado que estos son de los habitantes del Fuego del Infierno [9:113] Alá reveló sobre Abú Talib: Ciertamente tú no guías a quien amas, sino que es Alá Quien guía a quien Él quiere... [28:56]”[1].

 

CONCLUSIONES:

 

  1. La interpretación de la Aleya [Ciertamente tú no guías a quien amas, sino que es Alá Quien guía a quien Él quiere...] [28:56]
  2. La interpretación de la Aleya El Profeta y los creyentes no deben pedir el perdón de los idólatras, aunque sean parientes suyos, después de haber visto claramente que morarán en el Fuego del Infierno [9:113]
  3. Lo trascendente del capítulo son las palabras del  Mensajero de Alá [la paz y las bendiciones de Alá sean con él]: “Di: no hay dios salvo Alá”. Lo que evidencia el error en el que se encuentran muchos de los que alegan conocimiento.
  4. Abú Yahl y los que se encontraban con él conocían perfectamente el significado y la implicancia de afirmar: “No hay mas dios que Alá [la ilaha il-la Allah]”. Que Alá reproche a aquellos que saben menos que Abú Yahl sobre la esencia del Islam.
  5. El gran esfuerzo y deseo del Mensajero de Alá [la paz y las bendiciones de Alá sean con él] para que su tío acepte el Islam.
  6. La contestación a quienes alegan que Abdul Muttalib y su descendencia fueron musulmanes.
  7. A pesar de que el Mensajero de Alá [la paz y las bendiciones de Alá sean con él] invocó por su tío el perdón, pero Alá no lo perdonó, sino que por el contrario le prohibió al Profeta hacerlo.
  8. El perjuicio que causan al ser humano las malas compañías.
  9. El perjuicio de honrar exageradamente a mayores y ancestros.
  10. Este falso argumento fue utilizado por Abú Yahl.
  11. La prueba de que las obras más importantes son las realizadas antes de la muerte, ya que si hubiera pronunciado el testimonio [Shahada], este lo hubiera beneficiado.
  12. Lo importante de reflexionar sobre como la honra exagerada a mayores y ancestros en el corazón de los desviados, ya que en este suceso Abú Yahl debatió utilizando sólo este argumento, a pesar del esfuerzo denodado del Profeta [la paz y las bendiciones de Alá sean con él].

 

 



[1] Transmitido por Bujari y Muslim

Related Articles with Alá guía a quien Él quiere