El amor y la belleza en el Islam - Segunda Parte

Site Team

 

El amor y la belleza en el Islam - Segunda Parte

 

2- El amor hacia el Mensajero de Al∙lâh 


Después del amor hacia Al∙lâh, que es la cima de la pirámide, viene el amor hacia el Mensajero de Al∙lâh (SAAWS). Quien ama a Al∙lâh debe amar a Su Mensajero.

Según el Imám Shamsud·Dîn Ibnul Qayyem: "Existen varios tipos de amor. El mejor y el más virtuoso de ellos es el amor en Al∙lâh y para Al∙lâh. Esto requiere amar lo que Al∙lâh ama, y amar a Al∙lâh y a Su Mensajero."

En la mencionada aleya de la sura de At·tawba "El Arrepentimiento" aleya 24, se comprueba el vínculo divino entre el amor hacia Al∙lâh y hacia Su profeta.

En relación con esta aleya, Ibnu Kazîr, en su famosa interpretación, mencionó el dicho de ‘Omar Ibnu Al Jattâb al Mensajero de Al∙lâh: "Por Al∙lâh, Mensajero de Al∙lâh, tú eres más querido para mí que todas las cosas" Pero se exceptuó a sí mismo.

Y El mensajero le contestó: "No se cumple la fe de alguien de vosotros hasta que sea más querido para él que su propio ser".

Respondió ‘Omar: "Por Al∙lâh que ahora te quiero más que a mí mismo".

La comunidad musulmana, antiguamente y actualmente, está de acuerdo en que el amor hacia el mensajero de Al∙lâh es requerido para que se cumpla la fe, en conformidad con el Corán y con los dichos del Profeta (SAAWS).

De entre estos dichos:

"No se experimenta la dulzura de la fe hasta que la persona ame a otra solo por Al∙lâh, y hasta que ame a Al∙lâh y a Su mensajero más que cualquier otra cosa".  

Este dicho viene mencionado en los libros de los dichos y de la Tradición en diferentes transmisiones, pero todas giran sobre estos significados.

En un dicho global y destacado por su expresión de la elocuencia del Profeta mediante la profundidad de sus significados y concisión de sus palabras, dice el escogido Mensajero: "¿Acaso la religión no es otra cosa que el amor en Al∙lâh y el odio en Al∙lâh?".  

Se narra que ‘Amr Ibnu Al-‘Âs dijo: "Nadie fue más querido para mí que el Mensajero de Al∙lâh, ni más sublime, tanto que ni siquiera podía fijar la mirada en él por respeto. Si me pidiesen describirle, no podría hacerlo".

Esta es una de las imágenes del amor del musulmán hacia su Profeta (SAAWS). Se trata de una imagen profunda en sus significados, pues une entre el amor, la apreciación y la estimación del ser querido por sus características de gran valor y grandeza, hasta tal punto que ‘Amr Ibnu Al-‘Âs, el héroe valiente e inteligente, no podía fijar la mirada en el Mensajero de Al∙lâh.

Nuestro patrimonio cultural islámico, con todas sus formas creativas (Prosa, poesía, historia, novelas) ha arrojado luz sobre todos los puntos de la personalidad del Mensajero (SAAWS) de forma detallada: como Mensajero, esposo, educador y como líder.

En todo este patrimonio se manifiesta el amor hacia el Profeta (SAAWS): es una misericordia para los mundos, es el dotado de la gran moral, es el ingeniero de "la sociedad del amor", la sociedad de la Medina. Esa sociedad que fundó desde el primer día basándose en el amor. – trataré este tema con detalles en un próximo capítulo.

3. El amor del musulmán hacia el musulmán

En un tercer círculo figura el amor entre los musulmanes. Este amor se cristaliza en el intercambio de sentimientos de afecto sincero y en traducirlo en dichos y hechos, en lo malo y en lo bueno…

Es una relación íntima y estrecha en la que los corazones y los espíritus se sienten atraídos unos hacia otros; de este modo, se consigue la satisfacción y el goce del amor entre las partes que están en armonía. Ibn Al Qayyem enumera los tipos de amor en el marco social diciendo: "Entre ellos figura el amor que se manifiesta en un acuerdo acerca de una manera, una religión, una doctrina o un método, una proximidad, un producto o un objetivo. Existe también el amor con el objetivo de lograr algún beneficio del amado, de su potencia, riqueza, educación o para satisfacer un deseo. Este tipo es efímero y acaba una vez que se haya logrado el objetivo. El que te ama para lograr una meta, te abandona al conseguirla. El amor armonioso o el que emana de un acuerdo entre dos personas es duradero y sólo acaba cuando ocurre algo que ponga fin a este amor. El amor de gran afecto es: "una aprobación espiritual y una combinación entre las almas…" (La medicina profética y Zâd Al Ma’âd de Ibnu Al Qayyem).

La cultura del amor es un método esencial para la construcción de una sociedad musulmana. El Mensajero de Al∙lâh (SAAWS) hizo de él un pilar básico para la construcción de la primera sociedad musulmana en Medina cuando inculcó la hermandad y la fraternidad entre los mecanos emigrantes y los medinenses. Estableció una fraternidad entre los que tenían las costumbres y valores de la sociedad de la Meca, donde los musulmanes fueron perseguidos y se vieron obligados a emigrar, y los que tenían las costumbres y valores de Yazrib (denominación antigua de Medina), la ciudad que recibió al Mensajero de Al∙lâh y a sus compañeros. Ambos fueron los pioneros y los constructores de la nueva sociedad musulmana. En esta nueva sociedad se puso de manifiesto la gentileza del Profeta a través de su método de la construcción. Un método singular que fue considerada una característica permanente en la sociedad de Medina.

El mensajero de Al∙lâh (SAAWS) comenzó el proceso de la constricción con el anuncio de "El pacto del amor" y utilizó palabras claras al hablar con los medinenses: "Vosotros sois los que más amo".

Y dijo: "Los medinenses aman a los creyentes y odian a los hipócritas. El que les ama, Al∙lâh le ama y el que les odia, Al∙lâh le odia".

Una vez, se detuvo ante un grupo de mujeres y niños, en su camino de regreso de una boda, y les dijo: "¡Por Al∙lâh! sois de los que más amo", lo repitió tres veces.

En otra ocasión confirmó este amor tan puro y pródigo en el corazón del sincero Mensajero de Al∙lâh (SAAWS) cuando dijo: "Si los habitantes de Medina optan por un camino o una vía yo seguiría este mismo camino. Y si no fuera por la emigración hubiera sido uno de los medinenses".

El Mensajero de Al∙lâh (SAAWS) no se contentó con estas bellas palabras para manifestar su gratitud hacia los medinenses, sino que también las tradujo en un plan estratégico. El plan consistía en el establecimiento de las normas de hermandad entre los emigrantes y los medinenses. Entre los huidos de la injusticia de la Meca, y los que acudieron en su ayuda, los generosos de Medina.

Los medinenses, ante la promesa de un futuro grande, demostraron las virtudes morales de la hermandad, la nobleza, la generosidad y la hospitalidad. No sólo ofrecieron sus riquezas, palmeras y dátiles a la hora de compartirlos con los emigrantes de la Meca sino también proporcionaron lo más precioso y valioso que las riquezas y la comida. En los libros de "Sirah" y de los "Ahâdîz" (Tradición y dichos del Profeta) hay un gran número de ejemplos:

El mensajero de Al∙lâh (SAAWS), el ingeniero de la sociedad del amor, estableció la base del amor entre todos sus compañeros y les dio ejemplos concretos sobre cómo debe ser el amor. Ensalzaba siempre su sinceridad y valentía y prohibía insultarles: "Nunca insultéis a mis compañeros. Si alguien de vosotros gastase oro equivalente a Uhud (es decir igual al tamaño de la montaña de Uhud) no podría alcanzar la posición ni el mérito de uno de ellos)", (capítulo de las virtudes de los compañeros del Profeta del libro de "Sahîh Al Bujârî").

Su amor hacia Usâma Ibn-al-Hâriz, que Al∙lâh esté complacido con él, fue conocido y divulgado a tal punto que le llamaron a Usâma "El bien amado del Mensajero de Al∙lâh". Amaba también al padre de Usâma. Y decía, los Rezos y la Paz de Al∙lâh sean sobre él, respondiendo a todo aquel que impugnó el liderazgo de Usâma por ser menor de edad: "Si ahora impugnáis su liderazgo, habíais antes impugnado el de su padre y ¡cuán digno era del liderazgo! Y después de él – su padre-, Usâma se convirtió en uno de los más queridos para mí".

El Mensajero de Al∙lâh dibujó la imagen que reúne los significados de amor, unión, solidaridad entre los individuos de la sociedad musulmana con palabras tan elocuentes que no se pronuncian sino en lengua del Profeta: "Ves a los creyentes, en su misericordia, afecto y cariño como un solo cuerpo. Si uno de sus miembros se queja – por algún dolor – el resto del cuerpo responderá con el desvelo y la fiebre".

Lo que hoy los individuos y grupos de los pueblos islámicos necesitan es este tipo de amor....este tipo de cultura del amor. Este afecto y cariño perdido desde hace mucho tiempo por varios factores, entre ellos, ignorar la importancia de la cultura del amor y lo que significa de valores positivos en la construcción de la familia y de la sociedad


Related Articles with El amor y la belleza en el Islam - Segunda Parte