El Mundo de los Genios (Yinn) _ parte 1

Site Team

 

 

 

A través del curso de la historia humana siempre prevaleció la profunda atracción por lo oculto y sobrenatural. La existencia de un mundo paralelo ha sido invariablemente una fascinación para las personas. Comúnmente, este cosmos es referido como el mundo de los espíritus, y prácticamente toda persona tiene algún concepto de él. Para algunos, estos espíritus no son más que almas de personas fallecidas –o fantasmas–. Para otros, los espíritus son tanto las fuerzas del bien como las fuerzas del mal, ambas luchando por ganar influencia sobre la humanidad. Como sea, ambas explicaciones son más acordes a cuentos folclóricos y fantasías. El Islam tiene una explicación sobre este reino de lo oculto. Es a partir de esta esfera que el Islam nos explica el mundo de los Yinn. La explicación Islámica de los Yinn nos suministra respuestas para los misterios de la modernidad. Sin los conocimientos de ese cosmos los musulmanes actuarían como muchos de los no musulmanes, corriendo de un lado al otro buscando cualquier respuesta antigua que surja a su paso. Entonces… ¿quiénes o qué son los Yinn?

Existencia

Los Yinn son entes de libre voluntad, viviendo en la Tierra, en un mundo paralelo a la humanidad. La palabra árabe Yinn proviene del verbo ‘yanna’, que significa esconder u ocultar. Por consiguiente, como sugiere su definición, son físicamente invisibles a la humanidad. Dicha invisibilidad es una de las razones por las que ciertas personas han negado su existencia. Empero, (como se verá) el efecto que el reino de los Yinn tiene sobre nuestro mundo es suficiente para refutar esta moderna negación de una de las creaciones de Dios. Los orígenes de los Yinn pueden encontrarse tanto en el Corán como en el Sunnah. Dios ha revelado:

“Hemos creado al hombre de arcilla, de barro maleable. Y al genio lo creamos antes [que al hombre] de fuego”. (Corán 15:26-27)

Por lo tanto, los Yinn fueron creados antes que la humanidad. Luego, respecto a su origen físico y confirmando el versículo previamente citado, el Profeta (que la paz y la misericordia de Dios sean con él) manifestó:

“Los Ángeles fueron creados de luz y el Yinn de fuego sin humo”. (Sahih Muslim)

Esta descripción de los Yinn nos revela muchísimo sobre ellos. Puesto que fueron creados del fuego, tienen una naturaleza  arrebatada, y consecuentemente se erigió sobre ello su relación con la humanidad. Al igual que a los seres humanos, también se les exige adorar a Dios y seguir el Islam; su propósito en la vida es exactamente el mismo que el nuestro, como Dios dice:

“Por cierto que He creado a los genios y a los hombres para que Me adoren”. (Corán 51:56)

Los Yinn pueden o no ser musulmanes. Sin embargo, debido a su naturaleza arrebatada su mayoría no es musulmana. Todos los Yinn no musulmanes constituyen una parte de la legión del Yinn más famoso, Satanás[1].  Por consiguiente, estos Yinn no creyentes son llamados demonios. Los Yinn también se convierten al Islam, como lo hicieron en tiempos del Profeta (que la paz y la misericordia de Dios sean con él), cuando un grupo de ellos se asombró por la recitación del Corán. Dios ordenó al Profeta que le comunicara a la gente acerca de dicho acontecimiento:

“Diles [a los hombres ¡Oh, Muhammad!]: Me ha sido revelado que un grupo de genios dijeron al escuchar [la recitación del Corán]: Por cierto que hemos oído una recitación maravillosa que guía al sendero recto. Creemos en él [el Corán] y no asociaremos copartícipes a nuestro Señor”. (Corán 72:1-2)

Muchos aspectos del cosmos de los Yinn son muy similares al nuestro; comen, beben, se casan, procrean y mueren. No obstante, la duración de sus vidas es considerablemente más extensa que la nuestra y, al igual que nosotros, estarán sujetos a un Juicio Final a cargo de Dios el Altísimo. En el Día del Juicio estarán presentes junto a la humanidad, e irán tanto al Infierno como al Paraíso.

Facultades

Lo que distingue claramente a los Yinn de la humanidad son sus poderes y habilidades. Una de las formas en que Dios los prueba es mediante el otorgamiento de esos poderes. Si subyugan a terceros con éstos, deberán rendir cuentas por ello. Teniendo conocimiento de sus poderes, gran parte de los misterios que ocurren en nuestro alrededor cobran sentido. Uno de los poderes de los Yinn es que pueden asumir cualquier forma física que les plazca. Por lo tanto, pueden presentarse como seres humanos, animales, árboles o cualquier otra cosa. Por todo el mundo miles de personas han divisado criaturas de apariencias extrañas –y parecería más plausible que todos los señalamientos de dichas criaturas fueran Yinn exhibiéndose en formas diversas–.

La habilidad de poseer y tomar cuerpos y mentes de otras criaturas también es una fortaleza de la cual los Yinn se han servido formidablemente con el correr de los siglos. No obstante, poseer otro ser es una acción que envuelve gran opresión, de modo que esta habilidad les fue prohibida. Y aunque la posesión humana siempre despertó asombrosa fascinación, el auténtico conocimiento sobre este asunto es una rareza. En las últimas 3 décadas la posesión se ha vuelto objeto de intenso consumo y superlativa mercantilización. Durante los años 70 se utilizaron películas como El Exorcista y El Bebé de Rosemary para educar a la gente acerca de la posesión. Sin embargo, debido a que tales organismos (la industria cinematográfica) fueron excesivamente influenciados por el cristianismo, la instrucción sobre la materia fue inexistente. ¡Más que educar y tratar la posesión de los Yinn, las películas como El Exorcista solamente tendían a paralizarnos de espanto!

Comprenderemos tales fenómenos a través del Islam. Como musulmanes, sabemos que los Yinn pueden poseer a las personas por múltiples razones. A veces, se debe a que el Yinn o su familia fueron accidentalmente lastimados, hasta puede ocurrir que el Yinn se enamore de una persona. Cualquiera sea el caso, la mayoría de las veces simplemente se trata de un Yinn malicioso y perverso. Por esa razón, nos fue ordenado recitar el Corán periódicamente en nuestras casas, justamente como el Profeta (que la paz y la misericordia de Dios sean con él) enunció:

“En efecto, Satanás huye de la casa en la que se recita Surah Al - Baqarah (el segundo capítulo del Corán)”. (At-Tirmidhi)

Si una persona es poseída, entonces el nombre de Dios tiene que usarse para expulsar al Yinn; si prestamos atención a la práctica del Profeta y sus compañeros, encontraremos numerosas invocaciones para exorcizar a los Yinn. Todos invocan a Dios para ayudar a la persona poseída. ¡Cuán contradictorios son a tantos exorcismos actuales! A menudo, diversos exorcistas invocan nombres de terceros además de Dios para expulsar al Yinn, y cuando el Yinn parte estas personas piensan que su estrategia fue exitosa. Ese es otro truco del Yinn, ya que sabe que si obedece al exorcista entonces conseguirá que éste venere a esos supuestos intermediarios además de Dios. El Yinn sabe que, excepto las palabras de Dios, nada puede impedirle de oprimir a otras personas, de modo que generalmente regresa luego que el exorcista se hubiese marchado.

No sólo la humanidad puede ser poseída, esta manifestación también sucede en animales, árboles y otros organismos y objetos. El Yinn malvado lleva a cabo la posesión deseando que la gente venere a diferentes seres además de Dios. La posesión de ídolos es una forma de generar esto. Poco tiempo atrás, el fenómeno mundial de ídolos hindúes bebiendo leche impactó al mundo. De Bombay a Londres, de Delhi a California… innumerables ídolos bebiendo leche a lengüetazos. Ganesh, el dios elefante; Hanuman, el dios mono; y Shiva, el órgano masculino (!), todos. ¡Engullían la leche como si no hubiese un mañana! Desafortunadamente, la gente se dejó llevar por este suceso y muchos acudieron a alimentar dioses hindúes. Indudablemente, esta hazaña se trató de un clásico intento Yinn para que las personas veneraran dioses falsos.



Footnotes:

[1] A diferencia del cristianismo, el Islam sostiene que Satanás (Lucifer) era un Yinn y no un ángel.  Los ángeles no tienen libre albedrío para desobedecer...

Related Articles with El Mundo de los Genios (Yinn) _ parte 1