La Bella Historia de Abu Ghayth

Site Team

 

La Bella Historia de Abu Ghayth

 

 

De los signos de la veracidad está el temor de Allah y ascetismo en la vida; el veraz teme con convicción el consumo de lo que no es permisible y soporta la pobreza y las dificultades por amor al Islam. Si comete un pecado entonces no duerme hasta que vuelve a su señor y se arrepiente, con el fin de liberarse del pecado y su carga.

 

Ibn Jarir al-Tabari, relató: Estaba en la Meca durante la temporada de la peregrinación y vi a un hombre de Jurasaan llamando a la gente: "Oh peregrinos, oh gente de la Meca - de aquellos que están presentes y ésos que están lejos, he perdido una bolsa que contiene mil dinares. Así que quien devuelva la bolsa, Allah le recompensará con lo bueno, los salvará del fuego del infierno y su generosidad y favores serán obtenidos en el Día del Juicio."

 



Un anciano de la gente de la Meca se le acercó y dijo: "Oh Jurasaani, nuestra ciudad está en una condición muy dura, los días de la peregrinación son pocos y su temporada es determinada y las puertas del ánimo de lucro cerradas. Este dinero podría caer en manos de un creyente que es pobre y viejo en edad. Tal vez él la devuelva si haces una promesa que le darás un poco de dinero que es halal (permisible) para que utilice."

El Khurasaani dijo: "¿Cuánto quiere?"

El viejo dicho: "Quiere una décima parte del dinero (cien dinares)".

El Khurasaani dijo: "No, no le voy a dar el dinero y en su lugar llevaré mi caso a Allah y quejarme con Él en el día que nos encontremos con él y Allah es suficiente para nosotros y el mejor de todos para confiar."

Ibn Jarir al-Tabari dijo: "Me di cuenta que fue  el pobre hombre viejo quien tomó la bolsa de dinares y desea tener una pequeña porción del mismo. Así que lo seguí hasta que regresó a su casa. Mis suposiciones se confirmaron. Le he oído llamar a su esposa: "Oh Lubabah."

Ella dijo: "Estoy a su servicio, O Abu Ghayth".

 



El viejo dijo: Encontré al dueño de los dinares pidiendo por ellos, y no pretende dar ninguna recompensa a la persona que lo encuentre. Yo le dije "Dame cien dinares y él se negó y dijo que llevaría su caso a Allah. ¿Qué debo hacer, Oh Lubabah? Tengo que volver, porque me temo a mi Señor, y temo que mi pecado se multiplique.

 

Su esposa le dijo: ¡Hombre! Hemos estado luchando y sufriendo de pobreza contigo durante los últimos 50 años y tienes 4 hijas, 2 hermanas, mi madre y yo, y tu eres el noveno. Quédate con todo el dinero y aliméntanos,  porque estamos hambrientos y arrópanos, pues tú conoces mejor nuestra situación. Tal vez Allah, el Todopoderoso, te hará rico luego y podrás ser capaz de devolver el dinero después de alimentar a tus hijos, o Allah pagará el monto que adeudas el día cuando el Reino pertenecerá al Rey (Allah).

 

Él le dijo: ¿Voy a consumir haram después de 86 años de mi vida y quemar mis órganos con fuego después de que he sido paciente con mi pobreza, y así ser digno de la ira de Allah, a pesar de que estoy cerca de mi tumba? ¡No, por Allah, no haré eso!

 



Ibn Jarir al-Tabari dijo: Me fui con asombrado con respecto a su condición y la de su esposa. En un momento más tarde durante el día, oí que al dueño de la bolsa llamando...

Diciendo: "Oh, gente de la Meca, oh peregrinos, si alguien encuentra una bolsa que contiene mil dinares, devuélvanlo y seguramente hallarán gran recompensa con Allah".

El anciano dijo: ¡Oh Jurasaani, te hablé el otro día y te he aconsejado, que nuestra tierra es pobre en cultivo, así que premia a la persona que encontró la bolsa para que no sea tentado a romper las leyes de Allah. Te aconsejé que pagaras a la persona que la encuentre cien dinares pero te has negado. ¿Si tu dinero cae en manos de una persona que teme a Allah el Todopoderoso, le darás 10 dinares por lo menos, en lugar de 100?

 


El Jurasaani dijo: No lo haré, me quejaré a Allah el día que me reúna con él y Allah es suficiente para nosotros y el mejor de todos para confiar. "

Ibn Jarir al-Tabari dijo: las personas se dispersaron y se marcharon. Más tarde durante las horas del día, una vez más, el Jurasaani hizo la misma llamada, diciendo:

"¡Oh, gente de la Meca, oh peregrinos, cualquiera que encuentre una bolsa que contiene mil dinares, devuélvala y seguramente encontrarán gran recompensa con Allah".

 



El viejo volvió y dijo: Oh Jurasaani, te dije anteayer que premies a quien la encuentre con cien dinares y te negaste. ¿Entonces te aconsejé que le dieras diez dinares y lo rechazaste. Entonces, le darás solamente un dinar para que puede comprar la mitad las cosas que necesita y con la otra mitad, leche de oveja, así él puede darle a la gente y alimentar a sus hijos?

El Jurasaani dijo: No lo haré, me quejaré con Allah el día que me reúna con Él y Allah es suficiente nosotros y el mejor de todos para confiar. "

El viejo airadamente dijo: Ven y toma tu dinero así puedo dormir por la noche, porque no he tenido un buen humor desde que encontré este dinero.

Dijo Ibn Jarir: así fue el viejo con el dueño del dinero y los seguí hasta que entró en su casa, cavó un hoyo y sacó el dinero y dijo: toma tu dinero y pedimos a Allah que me perdone y me bendiga de Su Generosidad.

 



El Jurasaani tomó el dinero y se destinaba a marcharse, pero cuando llegó a la puerta dijo: Oh viejo, mi padre murió, que Allah tenga misericordia de él y dejó 3 mil dinares y me dijo: saca una tercera parte de este dinero y dáselo a una persona de la gente que es más digno de él. Por lo tanto lo he puesto en una bolsa para poder gastarlo en quien sea digno de él. Por Allah, no he visto a una persona, desde que partí de Jurasaan hasta ahora, que sea más digno de él que tú. Tómalo, y que la bendición de Allah sea sobre ti, y que Él te recompense por la confianza que mantuviste y por tu paciencia durante la pobreza. El hombre Jurasaani se marchó sin el dinero.

El anciano lloró y oró a Allah, diciendo: que Allah bendiga al dueño del dinero en su tumba, y que Allah bendiga a su hijo.

 



Ibn Jarir dijo: Me marché después del Jurasaani pero Abu Ghayth (el viejo) me siguió y me trajo de vuelta. Me pidió que me sentara y dijo: te he visto seguirme desde el primer día. Viniste a conocer nuestra situación ayer y hoy. He oído que el Profeta dijo: "Si estás dotado de la provisión de Allah, sin mendigar o pedir, entonces acéptala y no la rechaces". Así que esto es un regalo de Dios a todos los asistentes.

El viejo llamado: ¡Oh Lubabah, Oh fulano de tal, Oh tal y tal! Llamó a sus hijas y sus hermanas y esposa y su madre y se sentó y me hizo sentar. Éramos 10. Abrió la bolsa y dijo: “extiendan sus ropas sobre sus regazos.

 

Así que lo hice (Ibn Jarir), pero las chicas no tenía ropa adecuada que les permitiera que lo hagan, así que extendieron sus manos. El viejo dio dinar por dinar en orden hasta que llegó a mí (Ibn Jarir) y dijo: "Aquí tienes un dinar". El proceso continuó hasta que la bolsa estaba vacía y recibí cien dinares.

Ibn Jarir al-Tabari dijo: así, la alegría llenó mi corazón debido a la provisión que recibieron más que por la alegría que tenía por haber recibido cien dinares.

Cuando me estaba yendo el viejo dijo: Oh, joven. Tú tienes bendición. Cuida este dinero porque es halal. Y que sepas que yo solía despertarme para la oración del Fayr con esta camisa mojada. Cuando terminaba me la sacaba y se la daba a mis hijas para que pudiesen orar - una por una. Luego iba a trabajar entre la oración Dhuhr y el Asr y luego volvía al final del día con lo que Allah me había dado de dátiles y trozos de pan seco. Entonces me quitaba mi ropa para mis hijas rezaran la oración del Dhuhr y el Asr, y lo mismo pasaría por las oraciones del Maghrib e Isha. Y nunca esperamos ver esta cantidad de dinero. Así que Allah nos haga hacer buen uso de ello, y que Allah bendiga a esta persona en su tumba y multiplique su recompensa.

 



Ibn Jarir dijo: así que lo saludé y tomé los cien dinares y los utilicé para escribir conocimiento durante dos años. Lo usé para comprar papel y pagar alquiler y después de dieciséis años regresé a la Meca y pregunté por el viejo. Me dijeron que murió pocos meses después del incidente que ocurrió entre nosotros. Su esposa murió, junto con su madre y sus 2 hermanas. Los únicos que quedaron fueron las hijas quienes, cuando pregunté sobre ellas, encontré que se habían casado con reyes y príncipes. Los visité y me honraron como invitado y me trataron amablemente hasta que murieron también. Así que Allah los bendiga en sus tumbas.

 



{Esta es una admonición para aquel que cree en Allah y en el último día. Y todo aquel que teme a Allah y mantiene su deber con él, Él le hará un camino para salir (de todas las dificultades).

Y le proporcionará (fuentes de provisión) que nunca pudo imaginar. Y todo aquel que pone su confianza en Allah, entonces él le bastará. Ciertamente Allah logrará su propósito. Ciertamente Allah ha establecido una medida para todas las cosas. (At-Talaq 65:2-3)

 



Fuente: Originalmente Obtenido de Islamway.com. Traducido del árabe al inglés por Ibrahim Hindi

 

 

 

Related Articles with La Bella Historia de Abu Ghayth