La Historia de Alqamah

Site Team

 

 

La Historia de Alqamah


 

En la época del Profeta (la paz y las bendiciones de Al-lâh sean con él), había un joven llamado Alqamah. Era muy diligente en obedecer a Al-lâh, cumplía con la oración, el ayuno y gastaba en la caridad. Entonces cayó enfermo y su enfermedad se volvió severa. Su esposa acudió al Profeta (la paz y las bendiciones de Al-lâh sean con él),  y dijo: "Mi esposo, Alqamah, está en su lecho de muerte. Por lo tanto, he venido a decirte, Mensajero de Allah, acerca de su condición". El Profeta (la paz y las bendiciones de Al-lâh sean con él),  había enviado por Ammar o Suhaib y Bilal  y les dijo que lo visitaran (Alqamah) y que le hicieran repetir la Shahadah. Entonces, fueron a verlo y lo encontraron en la agonía de la muerte. Le pidieron que dijera, "La illaha illa Al-lâh," pero su lengua fue incapaz de pronunciarlo. En eso, llegaron y le dijo al Mensajero de Al-lâh  que fue  incapaz de repetir el testimonio de fe.

 

El Profeta (la paz y las bendiciones de Al-lâh sean con él),  preguntó, "¿está alguno de sus padres vivos?" Le dijeron, " Mensajero de Al-lâh, su madre, pero ella es muy vieja". El Profeta (la paz y las bendiciones de Al-lâh sean con él),  le envió un mensaje, si era conveniente para ella (es decir, si era capaz de salir), que viniera a él; de lo contrario debería quedarse en su casa y el Profeta la visitaría.


 

El mensajero del Profeta (la paz y las bendiciones de Al-lâh sean con él)  fue a ver a la anciana y le informó del mensaje del Profeta (la paz y las bendiciones de Al-lâh sean con él). Ella dijo, "¡que mi vida sea un rescate para  él, es un placer visitarlo!" Entonces se puso de pie, apoyándose  en su bastón y fue donde al Profeta y le saludó. El Profeta (la paz y las bendiciones de Al-lâh sean con él), devolvió su saludo y le dijo: "¡Um Alqamah, dime la verdad, de lo contrario Al-lâh  lo el más Elevado, revelará la verdad para mí! ¿Cuál es la situación con respecto a tu hijo, Alqamah? "Ella respondió: "Mensajero de Al-lâh (la paz y las bendiciones de Al-lâh sean con él) reza mucho, ayuna mucho y gasta una gran cantidad en la caridad". El Profeta (la paz y las bendiciones de Al-lâh sean con él),  dijo: "¿y tú?" Ella dijo, "Mensajero de Al-lâh, estoy enfadada con él." Él dijo: "¿por qué?" Ella respondió: "Mensajero de Al-lâh, él ha preferido a su esposa sobre mí y me ha desobedecido." Entonces el Mensajero de Al-lâh (la paz y las bendiciones de Al-lâh sean con él),  dijo: "Um Alqamah, seguramente tu ira ha impedido que  la lengua de Alqamah pronuncie la Shahadah."


 

Entonces se volvió a Bilal y dijo, "Bilal, sale y recoger una cantidad de leña". Ella dijo, "Mensajero de Al-lâh, ¿qué vas a hacer?" Él respondió: "Voy quemarlo delante de sus ojos." Ella dijo, "¡Mensajero de Al-lâh , es mi hijo! Mi corazón no soportaría que tu lo quemes delante de mí!" Él dijo, "Um Alqamah, el castigo de Al-lâh  es más severo y más duradero. Por lo tanto, si quieres que Al-lâh  que le perdone, reconcíliate con él. ¡Por aquel en cuyas manos está mi alma, la oración, el ayuno, y el gasto en la caridad (que ha realizado) no son de ningún beneficio a Alqamah mientras estés enfadada con él! Entonces, ella dijo, "Mensajero de Al-lâh , pido a Al-lâh  el Más Alto y sus ángeles y los musulmanes que están presentes para que sean mis testigos, de que estoy complacida con mi hijo  Alqamah."El Mensajero de Al-lâh (la paz y las bendiciones de Al-lâh sean con él),  dijo: "Bilal, ve a verlo y fíjate si es capaz de decir,"La illaha illa Al-lâh " o no. Puede ser que Um Alqamah esté diciendo algo por mí pero que no está en su corazón."


 

Bilal fue a verlo, y al entrar, desde la puerta oyó a Alqamah diciendo: "La illaha illa Al-lâh." (Respecto a esto), Bilal comentó, "Es sin duda cierto que mientras la madre de Alqamah estaba enojada con él su lengua estaba atada, y ahora que está complacida con él su lengua fue liberada." Alqamah murió el mismo día. El Profeta (la paz y las bendiciones de Al-lâh sean con él) se le acercó y dio la orden para que fuera lavado y amortajado, rezó la oración funeraria por él y lo enterraron. Entonces él estaba parado al lado de su tumba y dijo: "¡Compañeros  Muhayireen y Ansar (ayudantes)! si alguien favorece a su esposa sobre su madre, Al-lâh  y sus ángeles y toda la gente los maldecirá, Al-lâh  no aceptará su gasto (en la caridad) y su rectitud, a menos que se arrepientan ante Al-lâh , el Glorioso y Majestuoso, y se reconcilien  con ella y logren su complacencia (de la madre), porque el placer de Al-lâh  consiste en su placer y la ira de Al-lâh  consiste en su ira. "

 

 

 

 

 

Fuente: Hadiz reportado  en Tabarani y Ahmed.

Tomado de IslamCan  http://www.islamcan.com

 

Related Articles with La Historia de Alqamah