Las Heroínas del Islam - 2º Parte

Site Team

Las Heroínas del Islam - 2º Parte

 


 

En la batalla de Jandaq (también conocida como la batalla de la zanja), el Profeta -saaus- la vio llevando una daga y él le preguntó, que estaba haciendo con ella. Ella respondió: "Es para combatir a quienes huyen del campo de batalla"

"Que Allah te conceda satisfacción en eso," respondió el Profeta -saaus-.

 

Incluso ante la adversidad, Um Sulaym mostraba una fuerza y una tranquilidad única. Uno de sus hijos jóvenes (Umair) cayó enfermo y murió mientras su marido estaba lejos cuidando sus huertos. Ella bañó al niño y lo envolvió en la mortaja. Dijo a los otros de su casa que no le dijeran nada a Abu Talhah sobre lo que había sucedido.


Cuando su marido había vuelto a casa, ella lo alimentó con una buena comida y le satisfizo como esposa. No fue hasta después de todo esto que ella le dijo de la muerte de su hijo. No entendiendo porque ella esperó hasta entonces para hablarle de la muerte de su hijo, Abu Talhah fue al Profeta (saaus) y le dijo lo que había sucedido. El Profeta (saaus) oró por la pareja y luego dijo a Abu Talhah que mientras estaba allí delante de él, ahora su esposa estaba embarazada con otro hijo.

 

Um Sulaym era una mujer musulmana ejemplar, un modelo de esposa y madre. Su creencia en Dios era fuerte e inflexible. Ella no estaba dispuesta a poner en peligro su fe y la crianza de sus hijos por la abundancia y el lujo.


Una vez que el Profeta (saaus) dijo que había entrado en el paraíso y escuchó los pasos de alguien por delante de él; preguntó de quien era esos pasos, y le dijeron que pertenecían a Um Sulaym. Tal era la recompensa por su fortaleza de fe y coraje.

 

Otra heroína del Islam fue Um Hakim. Um Hakim primero se casó con Ikrama hijo de Abu Yahl. La familia era conocida por su oposición al Islam, y Um Hakim se oponía al Islam con uñas y dientes. En la batalla de Uhud fue con los Quraish de la Meca que lucharon contra los musulmanes. Ella junto con Hind, la esposa de Abu Sufyan, batieron los tambores liderando al grupo de los Quraish en el campo de batalla para incitar a los hombres.

 

Cuando los musulmanes conquistaron la Meca, los Quraish se convirtieron al Islam. En aquel momento Um Hakim también se hizo un musulmana. Su marido Ikrama, hijo de Abu Yahl, temeroso de la ira de los musulmanes huyó a Yemen.

 

Um Hakim esperó al Profeta -saaus- y oró por Amnistía para su marido. El Profeta -saaus- accedió a su petición, y ella fue a Yemen en persona y llevó a su marido a Madina, donde él abrazó el Islam.


Después de eso, su esposo Ikrama se convirtió en un acérrimo musulmán, y participó en todas las guerras emprendidas por los musulmanes. En la época del califato de Abu Bakr  Ikrama luchó en las guerras de apostasía. Más tarde fue a Siria y luchó contra los bizantinos. Um Hakim fue con Ikrama a Siria y permaneció en el campamento militar. Ikrama fue martirizado en la batalla de Agnadin.

 

Después de la muerte de su marido, Um Hakim permaneció en Siria. Jalid bin Said le envió una propuesta de matrimonio. Ella aceptó la propuesta, pero dijo que el matrimonio debería  celebrarse después de la guerra contra los bizantinos. Jalid bin Said dijo que tenía un presentimiento de que no iba a sobrevivir a la batalla, y por lo tanto, quería que el matrimonio se celebrará inmediatamente. Um Hakim dio su consentimiento y se celebró el matrimonio.

 

Al día siguiente, Jalid bin Said fue a luchar y él fue martirizado. La tienda de Um Hakim fue rodeada por el enemigo. Aún vestida con su ropa nupcial, Um Hakim demostró gran coraje. Ella arrancó las estacas de la tienda de la tierra y golpeó a muerte a todos los soldados bizantinos que intentaron buscar la entrada al campo. Los soldados bizantinos estaban confundidos y Um Hakim escapó y buscó refugio en medio del ejército musulmán.

 

Cuando los musulmanes se volvieron hacia Medina, el califa de los musulmanes, Umar bin Al Khattab consoló a Um Hakim por las muertes de  Ikrama y Jalid bin Said. Y quedó impresionado con su heroísmo en la matanza de nueve soldados bizantinos con los postes de la tienda, en el momento cuando ella estaba vestida de novia.

Umar propuso matrimonio a Um Hakim y después de considerarlo, aceptó la propuesta. Umar y um Hakim se casaron en el tercer año de su califato.

Tal es la historia de Um Hakim una verdadera heroína del Islam.

 

 

Ninguna conferencia sobre el heroísmo de la mujer musulmana estaría completa sin la mención de la siguiente mujer, conocida por sus valientes hazañas en el campo de batalla. Ella era una esposa fiel y madre cariñosa. Ella también era muy docta en el Corán y los hadices. Su vida proporciona una agradable lectura para el crecimiento y desarrollo de la fe. Su nombre era Um Ammarah Naseebah.


Um Ammarah participó en la batalla de Uhud, la Batalla de Hunain, la guerra de Yamamah y el Tratado de Hudaibiya. Su habilidad con la espada en la batalla de Uhud asombró a todo el mundo que la vio. Ella describe lo que sucedió en Uhud:


"Los inmigrantes musulmanes estaban al borde de la derrota y se fueron esparciendo en el campo de batalla. El Profeta (saaus) quedó al descubierto y solo. Mi esposo y yo y dos hijos corrimos hacia el campo de batalla y tratamos de rodear al Profeta para alejar cualquier ataque contra él. Yo tenía una espada en una mano y un escudo en la otra; y yo estaba dispuesta a matar a cualquiera que se acercara, ya sea a pie o a caballo. Una vez que un enemigo a caballo me atacó y yo lo mantuve alejado con mi mano blindada. Tomé la otra mano con la que sostenía mi espada y la hundí en la parte posterior del caballo, y cayó a tierra. El Profeta (saaus) vio lo que sucedió y llamó a mi hijo para que viniera en mi ayuda y juntos, mi hijo y yo rematamos al soldado enemigo".

 

 

Después de la batalla del Profeta (saaus) notó que Um Ammarah estaba sangrando en el hombro. Pidió a su hijo que vendara su herida y luego dijo que eran realmente una gran familia. El Profeta (saaus) entonces invocó a Allah para bendecir esta familia noble y oró pidiendo que fueran sus amigos en el Paraíso también.

 

Um Ammarah y su hijo estaban muy felices al escuchar estas palabras del Profeta (saaus). Al mismo tiempo que fueron inspirados por sus palabras y volvieron al campo de batalla para continuar la lucha. Esta vez el hijo de Um Ammarah, fue golpeado por un enemigo y recibió una herida en su brazo. Um Ammarah vendó su brazo y le dijo que no perdiera el valor pero que siguiera atacando al enemigo.

El Profeta (saaus) sonrió cuando vio el heroísmo y el coraje de madre e hijo. "¡De donde puede cualquier persona obtener valor como tú o Um Ammarah!," le gritó.

 

Um Ammarah estaba de pie ante el Profeta (saaus) con su espada cuando llegó el hombre que había herido a su hijo se acercó a ellos. El Profeta (saaus) lo señaló y luego dijo a Um Ammarah que era el hombre que había herido a su hijo. Um Ammarah corrió y asestó un golpe poderoso al hombre, cortando su pierna. El hombre cayó al suelo y luego otros saltaron sobre él y lo mataron.

 

El Profeta (saaus) estaba muy impresionado con este despliegue de fuerza y coraje por parte de Um Ammarah. Él sonrió y agradeció a Allah  que le dio ese éxito y calmó su dolor y le dio venganza con la muerte de aquel hombre. Umar bin Al Jattab dijo que el Profeta (saaus) una vez le dijo que en la batalla de Uhud dondequiera que él daba vuelta ya sea a la derecha o hacia la izquierda, él vio a Um Ammarah luchando para defenderlo.

 

Um Ammarah recibió por lo menos 12 heridas importantes en esta batalla, la más profunda de las cuales fue la herida en el hombro. Ella se desmayó por esta herida y cuando se recuperó, lo primero que preguntó fue, cómo estaba el Profeta (saaus), y no como estaba su marido o sus hijos.

 

 

 

 

Laila Nasheeba

Director General/Conferenciante

(Tomado de una conferencia en línea en AlQuran Wa Sunnah sitio islámico de aprendizaje)

 

Related Articles with Las Heroínas del Islam - 2º Parte