Los Placeres del Paraíso (parte 2 de 2)

Site Team

La eternidad en el Más Allá

Los placeres de este mundo son transitorios, mientras que las alegrías del más allá son eternas. En esta vida, cuando una persona disfruta de algo, es sólo por un corto periodo de tiempo antes de que se aburra de ella y proceda a la búsqueda de algo distinto, o tal vez no sienta ya la necesidad de ella por completo. En cuanto a los placeres del Paraíso, las personas nunca se sentirán aburridos, sino que por el contrario, su bondad se incrementará cada vez que se dediquen a ello.


Además, la vida de este mundo es muy corta. Los seres humanos sólo viven por un corto tiempo. Dios dice en el Corán.


“El goce de la vida mundanal es corto, en cambio la otra vida es mejor para los piadosos y no serán tratados injustamente en lo más mínimo.” (Corán 4:77)


Mientras que en el Paraíso, la gente vivirá para siempre. Dios dice:

“…sus frutos no se agotarán jamás y su sombra será eterna…” (Corán 13:35)

“[Sabed que] Lo que vosotros tenéis es temporario y lo que Dios tiene es perdurable…” (Corán 16:96)


“Y por cierto que éste es Nuestro sustento [con el que os agraciaremos], y no se agotará jamás” (Corán 38:54)

 


Deleites Superiores

Los placeres de la gente del Paraíso, como vestimentas, alimentos, bebidas, joyas y palacios, serán muy superiores a sus contrapartes en este mundo. De hecho, no hay lugar para la comparación, ya que incluso el más pequeño espacio en el Paraíso es mejor que este mundo y todo lo que  hay en él. El Profeta Muhammad, que Dios lo alabe, dijo:

 


“El espacio que ocupa un lazo en el Paraíso es superior a todo lo que ilumina el sol” (Mishkaat al-Masaabih 3/85, no. 5615)

 


Libre de toda Impureza

El Paraíso está libre de todas las impurezas de este mundo. Comer y beber en esta vida se traduce en la necesidad de excreción y sus asociados olores desagradables. Si una persona bebe vino en este mundo, pierde su conciencia. Las mujeres en este mundo menstrúan y dan a luz, lo que es fuente de dolor e incomodidad. El Paraíso está libre de todas estas molestias: su gente no orina, ni defeca, ni escupen o sufren catarro. El vino del Paraíso, como se describe por su Creador, es el siguiente:


“…será blanco y delicioso para quienes lo beban, y no les provocará jaqueca ni embriaguez.” (Corán 37:46-47)


El agua del Paraíso no se corrompe, y su leche nunca cambia de sabor:


“...hay ríos de agua cuyas propiedades son inalterables, ríos de leche que siempre tendrá buen sabor...” (Corán 47:15)


La mujer del Paraíso es pura y libre de menstruación, hemorragia postparto y otras impurezas, y todos estarán libres de orín y heces. Dios dice:


“...tendrán esposas puras, y morarán allí eternamente” (Corán 2:25)

El profeta respondió a una persona cuando se le pregunto cómo los habitantes del Paraíso harán sus necesidades fisiológicas:

 


“Ellos excretarán a través de la transpiración, que tendrá la fragancia del almizcle…” (ibn Hibbaan)

Lo que hemos mencionado ha sido una simple comparación con el fin de comprender la naturaleza del Paraíso, pero como dijo Dios de sus placeres, son verdaderamente ocultos.


“Nadie sabe la alegría que le espera [a los piadosos] como recompensa por lo que hicieron.” (Corán, 32:17)

 


El Paraíso: No hay nada que se le compare

Los placeres del Paraíso superan la imaginación y desafían toda descripción. Son como nada conocido a la gente de este mundo, no importa lo avanzado que puede llegar a ser, lo que sea no se compara con las alegrías del más allá. Como se menciona en varios informes, no hay nada como el Paraíso:


“Sus fuentes de luminosidad, plantas aromáticas, espaciosos palacios, ríos fluyentes, frutas frescas, hermosos cónyuges, abundantes vestimentas, con eterno placer, en hermosas construcciones…”. (Ibn Maayah, Ibn Hibbaan)

 


Uno de sus compañeros le preguntó al Profeta acerca de los edificios del Paraíso y él respondió con una maravillosa descripción:


“Ladrillos de oro y plata, mezcla de almizcle, perlas y zafiros, y pisos de azafrán. Quien ingrese tendrá felicidad eterna y no conocerá la miseria, vivirá allí eternamente y ya no morirá. Sus vestimentas jamás se desgastarán…” (Ahmad, at-Tirmidhi, ad-Daarimi)


Dios dijo:

“Y cuando contemples el Paraíso, sólo encontrarás delicias y un gran reino” (Corán 76:20)

Lo que Dios nos ha mantenido oculto sobre los placeres del Paraíso está más allá de nuestra capacidad de comprender. El Profeta narró que Dios dijo:


“He preparado para mis siervos lo que ningún ojo vio, ningún oído oyó, ni la mente puede imaginar.” Si quieres comprender esto recita (el versículo Coránico):


“Nadie sabe la alegría que le espera [a los piadosos] como recompensa por lo que hicieron.” (Corán 32:17)

 


En otra narración:

“No te preocupes por lo que tu Señor te ha descrito; lo que no te ha descrito es todavía más maravilloso…” (Sahih Muslim)

En otros artículos, trataremos de mencionar algunos de los detalles específicos del Paraíso, tal como fueron descritos por Dios y Su último Profeta.

Related Articles with Los Placeres del Paraíso (parte 2 de 2)