Otros libros

Site Team

Otros libros

 

          Hubo otros libros, que en un principio se consideraron canónicos, pero que no están incluidos en lo que es el Nuevo Testamento Moderno. Una de las primeras copias del Nuevo testamento, llamada “Códice Sinaítico”, que hoy se encuentra en el Museo Británico y data del año 350 DC; incluye “La Epístola de Bernabé “ y “El Pastor de Hermas”. Otra de las más antiguas copias de Nuevo Testamento, llamada “Códice de Alejandría”, incluye los escritos conocidos como “Primera y Segunda Epístola de Clemente”, fue escrita en el siglo V DC y está en el Museo Británico.

 

          En 1945 se descubrieron 52 textos de tempranas escrituras cristianas en el Alto Egipto, cerca del pueblo de Nag Hammadi. Estos son los “Textos de Nag Hammadi”. Algunos estudiosos remontan los manuscritos al período entre 350 - 400 DC, mientras otros los remontan a épocas tan tempranas como 120 - 150 DC[1]. En 1966, estos manuscritos fueron traspasados a un grupo de eruditos para ser traducidos y publicados. En 1977 el cuerpo completo de los manuscritos de Nag Hammadi fue publicado en inglés.

 

          El descubrimiento original de los pergaminos del Mar Muerto fue en 1947 en una cueva del Valle del mar Muerto, en una localidad conocida como Qumrán. No se sabe cuantos pergaminos fueron originalmente encontrados, debido a que estos pasaron por las manos de muchas personas. Algunos fueron quemados, otros vendidos en el mercado negro. A pesar de esto, siete pergaminos pasaron al dominio público, acompañados por veintiún fragmentos.[2]Búsquedas subsecuentes en estas cuevas produjeron más material, una cueva en particular, contenía más de 800 pergaminos. Los pergaminos del mar Muerto contienen material concerniente al Antiguo Testamento y la temprana Cristiandad.

 

          Para pesar de muchos eruditos, historiadores y mentes investigadoras, el proceso de traducción de los pergaminos del Mar Muerto ha sido extremamente lento, comparado con el de los textos de Nag Hammadi. Hoy, cuarenta años después del descubrimiento de estos, la gran mayoría espera aún la publicación. Sólo a un estrictamente reducido grupo de investigadores se les ha permitido llegar a los pergaminos. Todos los pedidos de otros eruditos, para estudiar los pergaminos, han sido negados. Este reducido grupo con acceso a los manuscritos, se encuentra bajo la tutela de la Comisión Bíblica Pontificia, controlada por el Vaticano[3]. Estos eruditos trabajan a través del Instituto llamado “Ecole Biblique”, localizado en Jerusalén y manejado por monjes Dominicanos[4].

 

          La Comisión Bíblica Pontificia aún supervisa y monitorea todos los estudios bíblicos llevados a cabo bajo el auspicio de la Iglesia Católica. También publican decretos oficiales acerca de “ La forma correcta para enseñar...la escritura”[5]. En 1907, el Papa Pío X decretó que era obligatoria la adhesión a estos decretos. El 21 de abril de 1964, por ejemplo, la Comisión lanzó un decreto gobernando todas las becas para estudios bíblicos en general, pero especialmente “La verdad histórica de los evangelios”. El decreto era bastante tajante, remarcaba que “ En todo momento el intérprete debe mantener un espíritu de obediencia directa a la autoridad adoctrinante de la Iglesia”[6]. Cualquier erudito trabajando bajo la tutela de la Comisión - esto obviamente incluye a los que están trabajando en la “Ecole Biblique”- es, por lo tanto, restringido por los decretos de esta comisión, cualquiera que sea la conclusión obtenida y cualquiera que sea la dirección en que lo lleva la investigación, el no debe, en sus escritos y enseñanzas, contradecir la autoridad de la Comisión Doctrinal[7].

 

          Los siguientes son los títulos de algunos de los manuscritos encontrados en Nag Hammadi ó en el Mar Muerto, fueron mencionados en los escritos de los primeros historiadores. Se debe notar que estos son sólo algunos y no todos:

  • La Sabiduríade Jesucristo.
  • El Segundo Apocalipsis de Santiago.
  • El Evangelio de los Nazarenos.
  • El Evangelio de los Egipcios.
  • El Evangelio de Felipe.
  • El Apócrifo (Libro Secreto) de Juan.
  • El Evangelio de la verdad.
  • El Libro Secreto de Santiago.
  • El Apocalipsis de Pablo.
  • Carta de Pedro a Felipe.
  • El Apocalipsis de Pedro.
  • El Testimonio de la Verdad.
  • El Evangelio de María (Magdalena).
  • El Diálogo del Salvador.
  • Tratado de Resurrección.
  • El Comentario de Habakkuk.
  • El Pergamino de Guerra.
  • El Documento de Damasco.
  • El Pergamino del Templo.
  • El Libro de Tomás el Rival.
  • Sobre el origen del mundo.

         

Antes del descubrimiento de los textos de Nag hammadi y los pergaminos del mar Muerto, no sabíamos nada de las escrituras de los primeros cristianos, porque se ordenó destruirlas. Durante el reinado del Emperador cristiano Flavio Teodosio (379 - 395 DC) todas las escrituras que no estaban de acuerdo con la doctrina de la Cristiandad romana eran quemados, con la aprobación del Emperador y la Iglesia. Nuevamente, durante el reinado del Emperador Cristiano Valentiniano III (425 - 454 DC), El Emperador ordenó que se quemen todas las escrituras opuestas a la Versión Romana del Cristianismo.[8]

 

 



[1]Pagels, The Gnostic Gospels, p.xv.

[2]Baigent and Leigh, The Dead Sea Scrolls Deception, p.36.

[3]Idem. Sobre la historia de la Comisión Bíblica Pontificia en su lucha contra el Modernismo, Cap. 6.

[4]Idem.,pp.119,120.

[5]New Catholic Encyclopedia, vol.xi, p. 551.

[6]Benjamin Wambacq, “The Historical Truth of the Gospels”, The tablet, mayo 30 de 1964,p.619.

[7]Baigent and Leigh, ob.cit.,p.120.

[8]Yusseff, The dead sea Scrolls, The Gospel of Barnabas, and The New Testament, p.101.

Related Articles with Otros libros