Prédica perfecta

Site Team

Prédica perfecta

 

En tercer lugar, cuando uno declara la shahaadah, está atestiguando que cree con certeza que el Profeta Muhammad transmitió el mensaje – y que lo transmitió con corrección, totalidad y claridad. Dice Allah en el Corán:

 

Por cierto que Nuestro Mensajero sólo tiene la obligación de transmitir [el Mensaje] con claridad.” (24 : 54)

El Profeta mismo dijo:

 

“Los he dejado en un camino iluminado cuya noche y día son iguales. Quien se aleje de él luego de mi muerte se habrá extraviado”. (Ibn Mayah)

 

El Profeta transmitió toda la guía y la revelación recibidas de Allah. La transmitió y explicó de manera clara. Por lo tanto, cuando uno pronuncia la shahaadah, también atestigua que el Profeta  transmitió todos los aspectos de la religión – tanto sus aspectos fundamentales como los secundarios. No hay parte de la religión que uno necesite como guía que no fuera transmitida a la humanidad o que Allah o el Profeta hayan olvidado.

 

Por lo tanto, cuando está presente esta guía completa y clara que nos trajo el Profeta , no hay necesidad de que el musulmán busque otras fuentes de guía. No hay necesidad de acudir a los libros de los judíos o cristianos. De hecho, el Profeta  le dijo a ‘Umar, cuando lo vio leyendo la Torah, que si el Profeta Moisés estuviera vivo en ese momento, también habría seguido al Profeta Muhammad . No hay necesidad de que el musulmán acuda a los filósofos griegos, por ejemplo, para comprender la teología. De hecho, no hay necesidad de acudir a ningún otro tipo de enseñanza religiosa o espiritual. Todo lo que hace falta se encuentra en el Corán y la tradición profética. Eso es parte de lo que los musulmanes atestiguan. El musulmán atestigua que el Profeta  transmitió todo el mensaje. Todo eso es parte del significado de la shahaadah.

 

Cuando uno declara “Muhammad es el Mensajero de Allah”, también está declarando que es el último profeta enviado por Allah. Dice Allah en el Corán:

 

Muhammad no es el padre de ninguno de vuestros hombres, sino el Mensajero de Allah y el sello de los Profetas” (33 : 40)

No habrá otro profeta después del Profeta Muhammad (r). No vendrá otro profeta ni otra escritura que contradiga lo que trajo el Profeta Muhammad (r). Aún más, si alguien que venga después del Profeta Muhammad (r) dice ser profeta, se sabrá automáticamente que es un mentiroso y embustero. Debe ser rechazado y se deberá declarar que es un falso profeta. Aceptar como profeta a cualquiera que venga después del Profeta Muhammad (r) es anular la declaración de la shahaadah.


 

Related Articles with Prédica perfecta