Una invitación a la fe en Dios _ la parte III

Site Team

 

Sigamos la tercera parte de la investigación de "una invitación a la fe en Dios"
Octavo: la necesidad humana a la religión es un testigo de la existencia de Dios:

                  
La historia escrita nos asegura que el ser humano no puede vivir en esta Tierra una vida normal sin religión, y que la religión no puede ser un invento humano. Esto es porque la religión es una declaración del Creador (el Todopoderoso) al hombre en las cuestiones que nuestro Señor (Bendito, el Exaltado) sabe con su conocimiento amplio la incapacidad total del hombre en establecer cualquieras controles correctos para sí mismo en ellos, tales como asuntos de fe, culto, moral y transacciones; y eso es debido al hecho de que estas cuestiones, ya sean de las ocultos absolutos como la cuestión de la fe, o de los ordenes exclusivos de Dios como la cuestión del culto, o de las disciplinas del comportamiento como las constituciones de la ética, y la jurisprudencia de las transacciones. Y la verdadera fe llama a todas las personas a creer en Dios el Único y Uno Señor, el Individual el Eterno (sin socio, ni par, ni competidor, ni pareja ni hijo), asimismo, los pide a creer en que este mismo Dios, el Único y el Uno, el Individual el Eterno, es el Creador de todo, y que todos excepto Él son creados por la capacidad del gran Creador, que no conoce límites, y no tiene obstrucciones.

Este gran Creador es diferente en Sí mismo, Sus Nombres y Sus Atributos de toda Su creación, no está limitado por ningún lugar ni tiempo porque Él (Glorificado y Exaltado) es sus Creador; y no está compuesto de materiales o energía, porque es sus Creador y la criatura no limita su creador en absoluto.

Y el humano -tal como está configurado- puede percibir sólo las cosas tangibles, es decir: limitadas con el espacio como el tiempo, y compuestas de una de las formas de la materia o la energía; o ambos. Como el Gran Creador es encima de los límites del espacio, el tiempo, la materia y de la energía, es decir: más allá de todas las cualidades de Su criatura, y de cada descripción que no es digno de Su Majestad, era difícil para los humanos de conocer a su Creador, sin la inspiración del Creador Todopoderoso, aunque cada persona sensata dio cuenta de la maravilla creación de Dios en sí mismo, y en las perspectivas alrededor de él.

Por lo que Allah (Bendecido y Exaltado) informó  a nuestros padres Adán y Eva (la paz sea con ellos), en el momento de su creación, quien los creó; y también la verdad del mensaje de cada uno de ellos en este vida, y su destino después de esa vida. Y así fue Adán (la paz sea con él) el primero de los Profetas, más bien, fue un Profeta a quién Allah habló según lo descrito por el último de los Profetas y Mensajeros (la paz sea con él) en su Hadiz correcto.

Adán enseñó a sus descendientes, más los humanos siguen la luz de la guía Divina, más viven satisfechos y contentos, pero los humanos tienen una tendencia a olvidar y el deseo de romper los límites establecidos por Dios, y se extravió y extravió a otros,  humanos a hundirse en la oscuridad de la desorientación, y las quejas, y la pérdida total; Dios envía un Profeta elegido para devolver la gente a la verdadera religión, si la deuda aún existe entre ellos, y si se desviaron; pero si la deuda se ha perdido o se ha desviado o se ha cambiado, Dios enviaría a un Mensajero elegido entre la gente, se lo revela un nuevo mensaje de la misma fuente, de la misma doctrina y afirmando la Unidad del Creador (Exaltado y Bendito) (¡Servid a Allah! No tenéis a ningún otro dios que a Él), y la unidad del mensaje Divino, y creer en todos los Profetas, y la hermandad entre toda la gente.

Y la humanidad -a través de su larga historia– ha estado oscilando entre la creencia y la incredulidad, y entre el monoteísmo y el politeísmo, y continuó descendiendo la orientación Divina a las personas en todas las comunidades de la Tierra, nuestro Señor el Todopoderoso dijo:

(No hay comunidad por la que no haya pasado un monitor). Sura Fatir (de Fatir), Aleya: 24.

Hasta que el número de los Profetas llegó a ciento veinte mil Profeta, entre ellos, Allah eligió trescientos y algunas docenas Mensajero; la revelación debía tener un sello, y su sello fue el envío del Profeta y el Mensajero el último, el señor de los primeros y los últimos, Muhammad Bin Abdullah el Profeta árabe (la paz sea con él), y al enviarlo se selló las profecías y todos los mensajes Divinos los cuales fueron reemplazados con el Noble Corán después de que sus seguidores perdieron el origen de esos mensajes, y empaparon lo que quedó de sus recuerdos de una gran cantidad de tergiversación y cambio, que los salió de su estructura Divina, y hacerlos incapaz de guiar a sus seguidores, especialmente que estos mensajes anteriores se habían transferido oralmente de padres a hijos, y de abuelos a nietos, y cuando llegó el momento de su registración, esto fue hecho después de varios siglos de la muerte o la asunción de los Profetas que los recibieron. Y cada uno de ellos fue escrito en idiomas distintos del idioma de su revelación, y con manos de personas desconocidas, no son Profetas o Mensajeros, y ninguno de ellos tiene el mínimo requerido de la infalibilidad en comunicar el mensaje de Dios el Todopoderoso, por lo tanto, el mensaje el sello reemplazó todos los mensajes enviados antes, y los dominó totalmente.

Noveno: La religión para Allah es el Islam:

 

De los pilares de la fe islámica: La creencia en Allah, Sus Ángeles, Sus Libros, Sus Mensajeros, en el Día del Juicio Final, y en el Decreto Divino sea bueno o malo. Y el hombre, cuya alma está encerrada en su cuerpo de barro, no puede con sus sentidos limitados entender a Dios, aunque la fe en Dios fue impresa en el protoplasma. Este hombre si todavía no había encontrado la verdadera fe o va a inventar por sí mismo una mala fe para llenar sus necesidades interiores de culto, o vivirá en este mundo perdido sin doctrina; y en ambos casos, él no se beneficiará algo en este mundo ni en la otra vida, pero entregará todas sus obras y su infidelidad y su mala fe en su cara en el Día de la Resurrección como una tela gastada, no importa cuán sincera su dedicación en su servicio.

Con respecto a los Ángeles, son un mundo metafísico, y nosotros no tenemos manera física de demostrar su presencia, si no fuera que Dios nos ha informado de su presencia no teníamos ninguna manera de averiguarlo.

Lo mismo se aplica a los Mensajeros anteriores y sus Libros, puesto que la historia escrita no ha escrito nada de ellos ni de sus Libros, y si no fuera Dios que nos ha informado de algunos de ellos, no teníamos ninguna manera de conocerlos o de conocer a sus naciones.

En cuanto al otro Día, la expedición, la resucitación, la reunión, el juzgado y la retribución, la libra y la vía recta, y el paraíso y el fuego, y si no fuera Dios el Todopoderoso que nos ha informado de eso, no teníamos ninguna manera de conocerlos, a pesar de la disponibilidad de todas las pruebas materiales de la extinción inevitable del universo y todos los seres vivos y los objetos inanimados que contiene.

De ahí la necesidad de que la fe sea una declaración puramente Divina, sin un mínimo de percepción humana, de lo contrario será una doctrina corrompida, conduce sus seguidores inevitablemente al fuego, no importa cuán fieles y se han dedicado a su servicio. Y el segundo pilar de la religión es el culto, su sentido lingüístico, es la sumisión absoluta en la obediencia a Dios, y no hay obediencia sin órdenes; si el hombre no recibió una declaración de Dios explicándole los detalles del culto, que se ajuste a Sus siervos, o va a inventar tipos de culto que no fueron impuestos por el Creador, o no adora al Gran Creador, teniendo en cuenta que Su culto es de las primeras causas de la existencia humana en esta vida. Tampoco podía imaginar que cualquiera persona tenga la posibilidad de inventar un modelo de adoración, luego suponer que Dios lo aceptara, porque eso es incompatible con la realidad de la servidumbre a Dios el Creador, el Señor del universo y su Soberano, y esto es una posición rechazada completamente por el sentido común y la lógica correcta.

La ética y las transacciones son de los pilares de la religión, y de los controles de la conducta humana, y la historia nos muestra la incapacidad humana total para poner nuevos controles correctos para su comportamiento, con todas opresiones y tiranía llenando la Tierra hoy, y los agravios, los mares de sangre, las pilas de cadáveres, los teatros de guerra y el impacto de la devastación y la destrucción, y las diversas formas de pérdida del hombre y su desviación, y la falta de respeto  a todos los controles Divinos en su carácter y su comportamiento, es la mejor prueba de la incapacidad del ser humano para poner controles correctos para sí mismo en el círculo de la ética y la conducta.

Si aceptamos estas introducciones que afirman que el hombre no puede vivir en esta Tierra una vida sana sin religión, y que la religión no puede ser una fabricación humana, nos ha surgido el signo distintivo entre la verdadera religión y la religión falsa, este signo es la precisión de la conservación de los principios celestiales de la religión. A medida que la revelación Divina guardada en manos de la gente de hoy en la misma lengua de su revelación (en árabe) durante más de catorce siglos, es el Corán, que Dios (Bendecido y Exaltado) prometió a guardarlo, promesa completa, para permanecer un testigo de toda la creación hasta el Día del juicio de que él es la orientación del Señor de los mundos, y el testigo del último Mensajero que lo recibió con la profecía y el mensaje; y de ahí la necesidad de la humanidad al Islam grande.

Así como nuestro Dios es Uno, también Su guía a la humanidad debe ser una, esta guía la enseñó Allah el Todopoderoso a nuestro padre Adán (la paz sea con él) en el momento de su creación, y la reveló a un gran número de Sus Profetas y Mensajeros, y a continuación, la perfeccionó y la terminó, y la custodió en el Generoso Corán y en la Sunna del sello de las Profetas y Mensajeros (la paz sea con ellos todos); por eso, Allah (Bendito y Exaltado) dijo:

(Ciertamente, la Religión, para Allah, es el islam. Aquéllos a quienes se dio la Escritura no se opusieron unos a otros, por rebeldía mutua, sino después de haber recibido la Ciencia. Quien no cree en los signos de Allah,... Allah es rápido en ajustar cuentas). Sura Ali Imran (de La Familia de Imran), Aleya: 19.

De los significados de esta Aleya que la única religión elegida por Dios (Bendito y Exaltado) para Sus siervos es el Islam, en el sentido de obedecer a los mandamientos de Dios, evitar Sus prohibiciones, y aplicar Su Legislación que lo reveló en Su previsto Libro, e invitar a todas las personas a la fe en Dios y Sus Ángeles, Sus Libros, Sus Mensajeros, y en el último Día; y especificarle a Él solo con la Unicidad absoluta (sin socio, ni semejante, ni pareja, ni hijo), y hacerle muy por encima de todas las cualidades de Su creación y de cada descripción indigna de Su Majestad.

Y de los significados de esta Aleya Generosa también: que cada Profeta de los Profetas de Allah, y cada mensajero fueron enviados con el Islam, aunque los detalles de algunas de las leyes difieren según el tiempo y los ambientes.

La Aleya hace hincapié en que la oposición entre la gente del Libro en el asunto del monoteísmo provino de la opresión, la injusticia y el abuso, cuando abandonaron la religión de Dios, e hicieron cambios en Sus Libros para malvenderlos calumniando contra Dios y subestimando a Su castigo, por eso, se terminó la Aleya con una amenaza grave de Dios a ellos, diciendo:

(Aquéllos a quienes se dio la Escritura no se opusieron unos a otros, por rebeldía mutua, sino después de haber recibido la Ciencia. Quien no cree en los signos de Allah,... Allah es rápido en ajustar cuentas). Sura Ali Imran (de La Familia de Imran), Aleya: 19.

Cómo la misión del Profeta Muhammad (la paz sea con él) representa el final de la profecía y el sello de los mensajes celestiales, Dios (Bendecido y Exaltado) se comprometió   custodiar este mensaje final en el Corán, y en la Sunna del sello de los Profetas y Mensajeros (la paz sea con él) Allah dijo:

(Somos Nosotros Quienes hemos revelado la Amonestación y somos Nosotros sus custodios). Sura de Al Hiyr (de Al Hiyr), Aleya: 9.

Y el hecho de custodiar el Corán más de catorce siglos en el mismo idioma de su revelación (Árabe) sin la adición o la eliminación de una letra es uno de los milagros de este inmortal Libro, y de las certificaciones mostrando su sinceridad, y la sinceridad de la promesa Divina absoluta hecha por Dios (Bendecido y Exaltado) en Sí mismo para custodiarlo, y de la sinceridad del sello de los Profetas (la paz sea con él) que lo recibió. Esta promesa Divina afirma categóricamente que el Corán se conservaría por la custodia de Dios hasta cuando Allah (el Señor de los mundos) quiera, y será el testigo sobre todas las creaciones hasta el Día del juicio de que es la Palabra de Dios y el testimonio del Profeta que lo recibió con la profecía y el mensaje.

También subraya que el Islam fue la religión de todos los profetas y todos los Mensajeros desde nuestro Padre Adán (la paz sea con él) hasta nuestro Profeta Muhammad (el último Mensajero y Profeta) (la paz esté con ellos todos) pero se completó, se perfeccionó y se conservó en el Corán y en la Sunna del Sello de los Profetas, de modo que Allah el Todopoderoso le dijo:

(Hoy os he perfeccionado vuestra religión, he completado Mi gracia en vosotros y Me satisface que sea el islam vuestra religión). Sura Al Maida (de La Mesa Servida), Aleya: 3.

Décimo: El milagro del Corán a toda la creación, es decir, la incapacidad de ellos todos de traer algo similar que atestigua es que la Palabra de Dios:

 

Ya se ha señalado que el Corán es la única foto de las palabras de Dios en manos de la gente hoy guardada en el mismo idioma de su revelación (árabe); Por lo tanto, se multiplican los aspectos del milagro teniendo en cuenta la multiplicidad de los ángulos de la visión neutra a él, (es decir, la incapacidad de humanos y de genios, individualmente y colectivamente para traer algo como él); eso incluye lo que se puede resumir como sigue:

1- Milagro idiomático (literario, interpretico, retórico, sistémico, verbal y semántico): Llegó el Sagrado Corán hace catorce siglos con un desafío audaz a los humanos y a los genios (individuales y colectivamente) para traer algo semejante a él, y sigue este desafío adelante sin que una persona razonable podría inventar una Sura como la del Generoso Corán. Los árabes en el momento de la revelación fueron jefes de la retórica, la oratoria y la declaración, y los infieles de ellos (antes de los musulmanes) admitieron la superioridad del Sagrado Corán a todas sus creaciones lingüísticas de poesía y prosa (véase el libro "La expresión del Corán" por el Dr. Saleh Fadel Al Sammerai).

2- Milagro de la creencia: En el sentido de que la Unicidad absoluta de Dios sobre toda Su creación es más verdad que el politeísmo, y que la trascendencia de Dios a todas las cualidades de Su creación y toda descripción indigna de Su Majestad es mejor que la decadencia del sentido de la Divinidad al nivel de humanos, animales u objetos inanimados, esta trascendencia de lo Divino se conforme con toda la lógica correcta y con todos los datos de la ciencia que dicen hoy que el universo en el que vivimos debe tener una referencia en su exterior, diferente totalmente de él, no se limita a cualquier lugar o tiempo, ni la plantea ningún material o energía . Y la creación del universo en par claro (de los bloques iniciales de la construcción al ser humano) y su construcción según un sistema único (de átomo al sistema solar, a la galaxia) confirma la Unidad del Creador (el Todopoderoso) y Su monopolio sobre toda Su creación con los atributos de la Divinidad, la Deidad, y el Monoteísmo absoluto.

Además, la creencia en la unidad de los mensajes del cielo (que emana de la realidad de la creencia en la unidad del Creador el Todopoderoso) y la hermandad entre los Profetas (partiendo de la fe en su misma misión), y la hermandad entre los seres humanos, como hermanos y hermanas, ya que su linaje termina en un mismo padre y una misma madre que son: Adán y Eva (la paz sea con ellos), es mejor que rodearse alrededor de uno Profeta, y sobreestimarlo incluso elevarlo al rango de la divinidad, y olvidarse del resto de los Profetas y Mensajeros, o negarlos. Además, la fraternidad entre todas las personas (de todas razas, colores, y acentos) es mejor que la discriminación étnica, social o religiosa, o de cualquier otra base.

Y la creencia en los mundos invisibles mencionados en el Corán, como los ángeles y los genios, es mejor que negarlos sin conocimiento, y los datos generales de las ciencias confirman que el oculto nos lleva por todos lados, en eso, es suficiente la referencia a los datos de la astronomía, que reconocen que lo que los astrónomos ven en la parte percibida del cielo apenas por encima del mínimo (10%) del hecho de lo que hay en él de las diferentes formas de materia y energía calculadas matemáticamente según las leyes de la astrofísica.

Y la creencia de que la justicia Divina requiere que las personas no rindan cuentas sin previo aviso, y que no hay un lugar habitado en esta Tierra, por lo que no se haya enviado un Profeta o un Mensajero a su comunidad, y la creencia en ellos todos es mejor que rodearse alrededor de uno de ellos, el Corán nos ha informado acerca de veinticinco de los Profetas y Mensajeros, sobre los cuales la historia no ha escrito nada sobre ellos, a pesar de que los monumentos de sus naciones cubren el margen de la Tierra, y los modernos estudios arqueológicos han iniciado la detección de un número de ellos.

Y la fe en la otra vida (incluyendo la expedición, la reunión, el juzgado y la retribución) es mejor que negarla; y los signos científicos apuntan a la extinción inevitable del universo y los seres vivos. Además, muchos delincuentes habituales y los gobernantes tiranos escapan de la justicia en este mundo, pero ciertamente no escaparan de ella en la otra vida, y esto es suficiente para demostrar la necesidad y la inevitabilidad de la otra vida.

Y la fe en el Decreto Divino, sea bueno o malo, es el reconocimiento de que Allah el Todopoderoso es el Señor de ese universo y su Soberano, no sucede algo en ello sin una gran sabiduría, y aquí refleja el valor de la creencia en el Destino, porque la negación de la sumisión a Dios Todopoderoso es la fuente de la miseria en vano, puesto que el Decreto de Dios tendrá lugar (que se satisface el hombre o no), en la satisfacción está la fe en Dios y la sumisión en Su Destino y la obediencia a Él, y la comodidad a la conciencia humana; mientras que en la objeción es la infidelidad en el Decreto de Allah, el rechazo de Su gobierno, y la fatiga de la alma, pero en vano; y el Decreto de Dios tendrá lugar inevitablemente.

3- Milagro devocional: Cada obligación que Allah ha impuesto a Sus siervos en Su Libro tiene rendimientos positivos evidentes sobre el creyente: El testimonio de que no hay dios más que Allah y que Muhammad es Su siervo y Su Mensajero, la oración (As Salat), dar la limosna (Az Zakat), ayunar el mes de Ramadán (As Sawm), la peregrinación mayor a la Meca (Al Hayy) para aquellos que tengan los medios físicos y financieros de realizarla. Y cada una de esas adoraci­ones es mejor que todos los paganismos puestos por los devotos de la gente del Libro, y otros.

Es suficiente referirse al hecho de que la Meca está ubicada en el medio de la Tierra, lo que confirma que es la parte la más antigua de la Tierra, y en ella está la primera casa establecida para la gente; también es suficiente demostrar que el meridiano que pasa por la Meca, es la única línea de longitud dirigida al norte verdadero de la Tierra, mientras que la línea de longitud de GMT -impuesto al mundo por la espada- tiende (7,5) grados hacia el oeste, por eso, hay que tomar a la línea de longitud de La Meca como el meridiano la base de toda la Tierra en el sentido de que lo que se encuentra a su oriente es el oriente, y lo que se encuentra a su oeste es el oeste, para que se organice la forma de mapas de la Tierra.

4- Milagro de la constitución moral: Es decir su exhaustividad y su idoneidad plena a la naturaleza humana sin exageración o disminución (véase: Constitución de la ética en el Corán por el Dr. Muhammad Abdullah Deraz  ¡Que Dios tenga misericordia de él!

5- Milagro legislativo: Es evidente que la ley Divina y la ley estatutaria no son similares, la legislación se caracteriza por el perfecto, la alteza, y la permanencia de cada asunto legislado, desde el orden de la consulta a las legislaciones de la familia, a la prohibición del alcohol, a la legislación de la evidencia y de contratar, a la legislación de las leyes de Allah, a las penitencias diversas, y otros. Y cada una de esas legislaciones Divinas tiene una sabiduría y un rendimiento positivo a la comunidad, mientras que todas las leyes estatutarias se caracterizan por la disminución, y la pérdida de la capacidad de permanecer, y no son perfectas (véase el libro: La legislación penal islámica comparada con el derecho estatutario del mártir Abdul Qadir Awda).

5- Milagro histórico: El Corán mencionó la historia de la creación de nuestros padres Adán y Eva (la paz sea con ellos) con cierto detalle, los datos globales de los conocimientos adquiridos confirman esto y lo apoyan. También ese Sagrado Libro informó de la historia de veinticuatro Profetas otros, y cómo reaccionó la comunidad de cada Profeta de ellos con él, y lo que era su recompensa; los descubrimientos arqueológicos confirman la exactitud de todo lo que está mencionado en el Libro de Dios para cada comunidad, y lo que se mencionó acerca de un número de justos y malos (hombres y mujeres) que vivieron en esas naciones, lo Que hace de estos  relatos del Corán un certificado de la sinceridad del Libro de Dios, como la divulgación de los restos del barco del Profeta  Noé (la paz sea con él) en el Monte Joudi, e Iram, la de las columnas en el sureste del desierto El Cuarto vacío; y los monumentos del pueblo  de Saleh y de Lot, y los monumentos del Profeta Salomón y la reina de Saba, el Faraón de Moisés, los de la caverna, y otros (véase los milagros históricos en el Corán del autor de esta invitación).

7- El milagro científico en el Corán: El Sagrado Corán contiene más de mil Aleyas, cada una de ellas contiene una señal científica o más al hecho  del universo, entre los pliegues de las Aleyas que llevan los cuatro pilares básicos de la religión (la creencia, el culto, la ética y las transacciones). Los conocimientos adquiridos no han llegado a estos hechos científicos -en su totalidad- que sólo en los dos últimos siglos, la mayoría de los cuales sus conceptos no se aclaran que solamente en las últimas décadas del siglo XX y principios del siglo XXI. Este liderazgo científico del Sagrado Corán (en aquel momento en el que no había ningún medio humano de descubrimientos científicos) se puede explicarse sólo con el hecho de que este Libro Sagrado es la Palabra de Dios, el Creador, en su claridad Divina, y que se ha guardado plenamente con la promesa de Dios (el Todopoderoso). Este liderazgo de traer muchos de los hechos del universo, el hombre y la vida, es lo que reúne bajo el nombre de "El milagro científico en el Corán" (véase los libros: El cielo, la Tierra, los vegetales, los animales, la creación del hombre, y el hombre desde el nacimiento hasta la Reunión, del autor de esta invitación).

8- Milagro psicológico: El Sagrado Corán habla al alma humana y la dirige un discurso de experto consciente de sus secretos, e interpreta sus ventajas, y sus enfermedades, como experto de sus ventajas y sus deficiencias. (Véase los libros del Dr. Mohamed Osman Nayati (¡que Dios tenga misericordia de él!).

9- Milagro de dar información en el Noble Corán: El Corán informó de una serie de eventos antes de que ocurren, se ha realizado una parte de ellos, y seguimos esperando para comprobar el resto de estos eventos, Allah dijo:

('lm. Los bizantinos han sido vencidos, en los confines del país. Pero, después de su derrota, vencerán, dentro de varios años. Todo está en manos de Alá, tanto el pasado como el futuro. Ese día, los creyentes se regocijarán). Sura Ar Rom (de Los Romanos), Aleya: 1 - 4.

10- Milagro Económico: Es suficiente referirse a la prohibición de la usura en sus diversas formas y manifestaciones, especialmente en las transacciones financieras, y el énfasis en los procedimientos de las pruebas y la contratación cuando se escribe contratos, derechos, deudas, y la justicia absoluta en los disposiciones de herencia, y la alerta de fraude en la fabricación y el engaño en  la balanza en el comercio.

11-  Milagro de la gestión: se resume en la diligencia de nombrar personales altamente calificados, en el mantenimiento de la humanidad del hombre, y trabajar para desarrollar su constante (y animarlo a adquirir conocimientos y a desarrollar habilidades, y a recompensarlo para cada logro satisfactorio alcanzado), la justicia entre los subordinados, y la igualdad en derechos y deberes, y trabajar para desarrollar la capacidad de cada uno de ellos constantemente.

12- Milagro educativo: Se puede resumir en las recomendaciones del Noble Corán de garantizar la adquisición de conocimientos útiles, analizarlos y filtrarlos según los criterios del Islam, y fomentar la adquisición de conocimientos, y reverenciar a los científicos, y centrarse en la universalidad del conocimiento humano con el respeto a la especialización.

13- Milagro de la generalidad: Es decir, la capacidad del Corán de tratar todo lo que existe, y tornarlo a la regla de Allah el Creador de la existencia, y su capacidad de proporcionar buenas respuestas a todas las preguntas difíciles para la mente humana, y poner legislación a cada uno de los individuos, familia, comunidad, estado, y para todas las personas, en todas partes y en cualquier momento, con una justicia sin precedentes; y de hacer frente a las facultades de las cosas, dejando los detalles a la discreción del hombre, como la legislación de la familia en el matrimonio, el divorcio, el periodo de espera de la mujer divorciada o viuda, la herencia, y la igualdad de los hijos y la incitación a los vínculos de parentesco, y el cuidado de los huérfanos, las viudas, los discapacitados y la dignidad de las personas mayores, y la misericordia a los jóvenes, y una buena comunicación entre todas las personas.

14- Milagro de voz: El Corán se caracteriza por un estilo suave, y una precisión extrema en la aprobación de los significados de las palabras que está destinado, con la facilidad en la instalación de sus frases, y el flujo en la pronunciación de sus Aleyas, con la magnificencia de la motete que facilita su memorización, y con gusto a la audición, la mente y el corazón, por la aprobación del sonido al significado querido, y atrayendo la atención del lector y el oyente, e influyendo en el fondo de cada uno de ellos. La hermoso campana (motete)es una característica de voz de todo el Corán, no alcanzable por cualquier otro método, ya que impulsa tanto la mente y el corazón a una serie de significados relacionados con la palabra que se armonía con otras palabras de la misma Aleya, y con palabras de las Aleyas que la preceden y las que la siguen, con la integración del sentido, la armonía en el sonido, la facilidad del movimiento, y la belleza del ritmo que los métodos de las criaturas (individuales y colectivamente) no pueden hacerlo.

15- Milagro del dibujo de las letras en el Sagrado Corán: La escritura árabe se caracteriza por la belleza y la armonía y la voluntariedad en el dibujo, se han desarrollado para escribir el Corán otomano reglas para su escritura y el dibujo de las letras de sus palabras, y estas reglas son: La supresión, la aumentación, Al Hamzat,  la indemnización, la separación, y la conectividad, con el fin de absorber a todos los dialectos árabes, y especialmente el tono de los Quraish, y otros dialectos de los árabes, con el fin de llevar a la posibilidad de que una Aleya tenga más de un significado, todos son sufragados por el texto, en una integración sin Contrariedad o disonancia, y esto es solamente en el Corán.

16- Milagro de la conservación del Sagrado Corán: La conservación del Libro de Dios durante un período de más de catorce siglos, en la misma lengua de su revelación (en árabe) sin un solo error en el idioma, o en la doctrina, o el culto, o la Constitución de la ética y las transacciones, o en las señales científicas, o en el relato de los acontecimientos históricos, o en la dirección de la palabra a la psique humana, o en centrarse en una serie de reglas económicas y administrativas, u otras cosas mencionadas en este Noble Libro.

Y el milagro de la conservación del Santo Corán se refleja claramente en la pérdida de todos los origines de los mensajes anteriores sin excepción, y lo que quedó de cada uno de sus recuerdos se fue expuesto a tergiversación después de tergiversación, y a la falsificación, sobre todo que estas memorias fueron escritas en idiomas distintos al lenguaje de la revelación en cada una de ellas, y fueron registradas siglos después de la muerte o la asunción  de los Mensajeros que las recibieron, y fueron recogidas de boca de personas basándose sobre lo que pudo memorizar la memoria y comprender la mente, y luego fueron redactadas con plumas de los que no son ni Profetas ni Mensajeros y se fueron expuestas a edición después otra, y a eliminación, aumento, tergiversación y fraude hasta hoy, y se mantendrá así hasta la Resurrección.

17- Milagro del desafío en el Sagrado Corán: En el Sagrado Corán hay

Related Articles with Una invitación a la fe en Dios _ la parte III