El éxito en el Islam (parte 1 de 2): El éxito o el fracaso se reconocen en el resultado final

Site Team
Article translated to : Français Deutsch
Cómo define el Islam el éxito.

"No se equiparan los compañeros del Infierno con los compañeros del Paraíso. Los compañeros del Paraíso son los que triunfan". 

(Corán 59:20)

Dios nos dice en el Corán que los habitantes del jardín y los habitantes del fuego no se parecen entre sí. Son los habitantes del jardín los que alcanzaron la meta, ellos son los triunfadores. Un buen final que culmina en un hogar eterno de felicidad, es la recompensa por una vida exitosa. Entonces, ¿cómo definimos una vida exitosa? ¿Acaso aquella con riqueza sin igual, o quizás con excelente salud, o tal vez es la felicidad o una existencia libre de preocupaciones? ¿Cómo define el Islam el éxito?

Según el Diccionario de la Real Academia Española, el éxito se define como el "resultadofeliz un,actuación, etc.". El diccionario de sinónimos y antónimos dice que lo contrario de éxito es fracaso: "malogro, resultado adverso de una empresa o negocio". En esta época, estamos inclinados a pensar que el éxito es una casa espaciosa, unas vacaciones en el extranjero o la fama. La gente trabaja duro por estos pequeños triunfos pero, aunque los mismos no deben ser trivializados, en realidad son transitorios. Como se suele decir, no puedes llevarte contigo tus posesiones a la tumba, y el Islam nos dice que las únicas cosas que te acompañarán en la tumba serán tus actos. El Profeta Muhammad dijo: "Tres cosas acompañan al difunto en su tumba, dos de las cuales regresan y una se queda con él. Su familia, su dinero y sus obras lo acompañan [a la tumba]; luego su familia y sus riquezas se van y solo sus obras se quedan con él"[1].

"Todo ser probará el sabor de la muerte, y cada uno recibirá su recompensa íntegra el Día de la Resurrección. Quien sea salvado del Fuego e ingresado al Paraíso habrá realmente triunfado, porque la vida mundanal es solo un placer ilusorio". 

(Corán 3:185)

En sus enseñanzas, el Profeta Muhammad nos dice que aquel que aceptó el Islam es el triunfador, aquel que ha sido dotado con lo suficiente para sus deseos y se contenta con lo que Dios le ha dado, es exitoso[2]. Someterse a la voluntad de Dios hace exitosa a una persona. Eso no necesariamente significa que uno sea rico, saludable, o que esté en constante dicha.

Con la aceptación del Islam viene una gran responsabilidad, ahora somos responsables de nuestra propia felicidad y de nuestro propio éxito. Y el éxito, como estamos comenzando a descubrir, es el premio final. Si somos juzgados exitosos, el Paraíso se convertirá en nuestra morada eterna y, con ello, la salud, la fortuna y la felicidad serán eternas. El éxito en el Islam está definido como alcanzar el resultado final, es decir, el Paraíso. Cualquiera que sea el éxito que logremos durante el camino, ya sea financiero, relativo a la salud o un estilo de vida satisfactorio, es finito. Llegará a su fin.

La palabra árabe para éxito es falah, es una palabra con la que están familiarizados todos los musulmanes de todas las etnias. Ellos la escuchan todos los días en el llamado a la oración: "¡Haia ‘alal falah!" (acudan al éxito). Vengan a rezar, vengan al éxito. Esto es lo que las palabras de la llamada les dicen a los creyentes. Hallarás el éxito en la oración, en mantener tu conexión con Dios. Es interesante saber que la misma raíz de la palabra falah nos da la palabra árabe para "granjero". ¿Cómo sabemos que un granjero es exitoso? Porque tiene abundantes cosechas y ganados sanos. Pero el granjero tiene poco control sobre sus esfuerzos y su labor, él planta las semillas, labra la tierra y atiende a su ganado. Sin embargo, después de eso, él pone su confianza en Dios, pues no tiene control sobre el clima. Su éxito como granjero está determinado por el poder de Dios sobre todas las cosas. Las inundaciones y la sequía, los vientos y las lluvias, incluso su propia salud y la salud de sus plantas y ganados pueden afectar su éxito.

Entonces, ¿podemos decir que la definición de éxito incluye poner la confianza de uno en Dios? Esforzarse, hacer todo lo necesario y dejar el resultado a Dios. El Profeta Muhammad explicó a los creyentes que sus asuntos son maravillosos. Él dijo: "¡Qué maravilloso es el caso del creyente! Pues sus asuntos son todos buenos y esto solo aplica al creyente. Si algo bueno le ocurre, es agradecido por ello y esto es bueno para él. Y si algo malo le ocurre, lo tolera con paciencia y esto es bueno para él"[3]. Por lo tanto, cuando uno dedica su vida a agradar a Dios mediante la sumisión a Su voluntad, este dicho adquiere aún más capas de significado. Confiar completamente en Dios significa que no hay fracaso. Por lo tanto, los contratiempos y dificultades son solo un pequeño obstáculo en el camino hacia el éxito final.

¿Qué pasa con los resultados que esta vida mundana considera como fracasos? ¿Qué pasa si pierdes tu medio de sustento o tu cónyuge? ¿Qué pasaría si no recibieras reconocimiento como la buena persona que te esfuerzas por ser? Nada de esto tiene la más mínima influencia en si tendrás o no el éxito último. Lo que se toma en cuenta es cómo reaccionas y cómo enfrentas los retos de la vida. Una persona es exitosa y está en el camino hacia el éxito definitivo debido a su actitud, sus intenciones y su capacidad de confiar en la promesa de Dios.

"¡Será bienaventurado quien purifique su alma [apartándola de los pecados], pero será un desventurado quien la abandone a sus pasiones!".

(Corán 91:9-10)

"… mi éxito depende de Dios; a Él me encomiendo y ante Él me arrepiento". 

(Corán 11:88)

Dios nos dice por todo el Corán cuándo y cómo ser exitosos. Él también nos dice cuándo estamos fallando, cuándo de hecho estamos perdiendo o estamos perdidos. En el capítulo 103 del Corán, Dios Todopoderoso jura por el tiempo que todos nosotros somos perdedores a menos que hagamos cuatro cosas: creer, hacer el bien, enseñar a los demás la verdad y animarnos unos a otros a ser pacientes.

"Juro por el tiempo que los seres humanos están en la perdición, excepto aquellos que crean, obren rectamente, y se aconsejen mutuamente con la verdad y con la paciencia [ante las adversidades]".

(Corán 103)

En la segunda parte veremos las diferentes formas de lograr el éxito. Recuerda que este es el éxito final por el que nos estamos esforzando, y que Dios mismo, a través del Corán y de la noble vida del Profeta Muhammad, nos ha dado la verdadera receta para el éxito.

  1. Sahih Al Bujari, Sahih Múslim.
  2. Sahih Muslim.
  3. Sahih Muslim.


Previous article Next article

Related Articles with El éxito en el Islam (parte 1 de 2): El éxito o el fracaso se reconocen en el resultado final